El techo consta de cinco travesaños anidados en una correa central. El principio básico sigue siendo más o menos el mismo, aunque las posibilidades varían ligeramente según el tipo de producción. Se utiliza una amplia gama de postes, travesaños rectos o arqueados y jinetes, paneles o pantallas enrejadas Es totalmente posible reproducir modelos típicos o componer sus propios diseños. De ahí el interés de hojear los catálogos de los fabricantes (Burger, Collstrop, Cerland, Hillhout, Tiempo…) o sus sitios web. Todas las piezas, hechas de madera tratada en autoclave (garantizada por diez años), se ensamblan simplemente atornillándolas.