Cuando se trata de chupetes, hay mucho para elegir. Primero tendrás que decidir entre las tetas de silicona y las de goma, siendo las primeras las más comunes hoy en día. Son inodoras y su transparencia permite regular el flujo de la leche. Además, son resistentes al lavado. pezones de goma Los biberones de plástico son ideales si el bebé tiene dificultades para amamantar porque son flexibles. También tendrás que tener en cuenta la forma de las tetas. Muchas marcas ofrecen tetinas que se acercan más a la forma del pecho para facilitar la transición de la lactancia materna a la alimentación con biberón. También hay que tener en cuenta que existen biberones con un sistema de ventilación integrado, que permite que la leche fluya de forma natural a la boca del bebé sin esfuerzo y limita la ingesta de aire en exceso, reduciendo así los problemas digestivos (hinchazón, regurgitación, cólicos).